¿ PUEDO AYUDARTE ?





He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Consultor SEO
  /  Uncategorized   /  imagen corporativa

imagen corporativa

¿Qué es la imagen corporativa de una empresa y para qué sirve?

Puede que te parezca obvio, pero si la empresa o marca no está en la mente de los clientes o consumidores, se traduce a que realmente, no existes. Por ello es importante cuidar de la imagen corporativa.

 

El principal objetivo es conseguir que el público, además de tenernos presentes, tenga una imagen positiva de nosotros como negocio.

 

Es más, lo ideal es que la imagen corporativa que se forma, sea la misma que la identidad corporativa que dicha empresa ha  ido construyendo. Lo cual requiere de mucho trabajo.

¿Qué es la imagen corporativa de una empresa?

La imagen corporativa de una empresa es la imagen que el público tiene de la misma. Son las ideas, sensaciones y prejuicios que se tiene antes de conocer el servicio o el producto de la marca pero, también son las experiencias y juicios que se tiene después de conocer a la misma.

Muchas veces la imagen corporativa se suele confundir con la identidad visual de la marca. Cuando se habla de factores como logotipo, diseño, papelería, etc…, estamos haciendo referencia a la identidad visual de la empresa. La imagen corporativa es lo que sucede antes del diseño.

Otros factores que permiten crear la imagen de la compañía pueden ser los medios de comunicación, periodistas, sindicatos, organizaciones, etc.

Las corporaciones no son la única forma de organización que puede generar estas imágenes. Los gobiernos son las únicas formas de organización que generan estas imágenes. Tienen una imagen única, parcialmente deliberada y accidental.

Imagen corporativa y el posicionamiento del producto

Los conceptos se encuentran fuertemente enlazados con la cultura empresarial. La imagen corporativa debe de ser un aspecto consistente con el posicionamiento de producto de la compañía. Cualquier aspecto que no tenga congruencia entre la imagen y las posiciones del producto pueden causar confusiones en el público.

Una buena imagen corporativa puede ser considerada como la suma de las imágenes que están asociadas al producto de la compañía. Todo tiene que tener coherencia con la imagen general. De igual manera sucede con los temas publicitarios y con lo socios: también debe de tener nuestra misma línea filosófica.

Para que una imagen corporativa tenga certeza debe de ser creíble y tener comportamientos reales.

¿Por qué es de importancia la imagen corporativa para la empresa?

En la actualidad el internet es una herramienta importante como canal de comunicación donde el consumidor puede acceder de manera fácil a las distintas opciones que están disponibles en la plataforma. En dicho contexto, tener una imagen corporativa es importante para que las marcas puedan hacerse un lugar en el mercado.

Una imagen corporativa que estén bien construida y trabajada de forma coherente puede aportar múltiples beneficios al cliente, como los siguientes:

  • Conseguir que el público se identifique con la marca, lo que nos otorga fidelidad.
  • Fácil identificación con los productos o servicios
  • Incremento de valor en la oferta de productos o servicios
  • Un valor diferencial frente a los competidores
  • Una sensación al público de ser marca fuerte, lo que brinda seguridad y confianza.

Por lo general tiene una sensación de profesionalidad que los usuarios quieren que tenga todo producto o servicio que adquieren. Pero, además, se genera una confianza que hace que otros quieren invertir.

Consejos que debes de seguir para tener una buena imagen corporativa

No basta solamente con tener un logotipo y una excelente papelería. La imagen corporativa de la marca se debe de construir a partir del concepto que se busque o quiera transmitir. Se debe de identificar cómo queremos posicionarnos en un sector y trabajar hasta poder desarrollar los conceptos que nos definan como la marca que queremos ser.

Para ello existen algunas herramientas que se pueden usar para saber qué queremos ser y qué queremos ofrecerle al público:

  • Realizar un informe DAFO, donde se analizan las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades.
  • Definir la misión, la visión y los valores que deben de estar presente en todo aspecto del negocio.

Esto es lo que va a permitir que nuestra marca tenga un concepto, de carácter, de identidad. Después de esto solo se debe de ser fiel a lo que se haya definido como la personalidad de nuestra marca.

Diferencia entre la imagen corporativa, identidad corporativa y marca personal

Cuando se tenga claro lo que es la imagen corporativa es importante que se definan los otros conceptos, para que no haya confusión en los términos y saber de qué se está hablando.

Suele ser habitual que las personas confundan imagen corporativa, identidad corporativa y la marca personal, ya que se trata de términos que están relacionados, aunque lo mismo trata de ideas completamente diferentes.

  • Cuando hablamos de imagen corporativa hacemos referencia a una idea intangible, dado que es la percepción que la audiencia pueda tener de nuestra marca. La misma está asociada a la actitud y la identidad visual.
  • La identidad corporativa es un concepto tangible, ya que está constituida por los símbolos y signos.
  • La marca personal, en cambio, es la fusión que unos tienen de mi y los valores de la empresa. Esta es la que permite crear una diferencia entre la competencia y hace que cada profesional sea competitivo en cada uno de los mercados.

Mientras que la imagen corporativa es una percepción de la combinación de la identidad corporativa con la actitud empresarial, la marca es más que todo un concepto análogo que puede causar muchas veces confusión.

Factores que influyen en la imagen corporativa

Existen numerosos factores, tangibles e intangibles, que nos ayudan a conformar la imagen corporativa de nuestra empresa, y que hacen que la opinión de los clientes sea positiva o negativa.

Los factores principales que influyen en la formación de la imagen corporativa de cualquier compañía son:

  1. El nombre de la empresa.

Es la primera impresión que tienen los clientes, por lo que siempre es importante escogerlo bien. No necesariamente tiene que tener una relación con lo que se hace en la empresa, por ejemplo, en el caso de Apple, la manzana no tiene nada que ver con dispositivos electrónicos, pero si prestas atención es algo breve y muy fácil de recordar, además de ser atractivo y diferenciador.

  1. El logotipo.

Es la acción verbal. El significado entendible. Las letras de las que se conforma la organización o marca corporativa

Al momento de diseñar un logotipo se debe de tener presente la frase “Menos es más”. Y piensa que tiene que ser un aspecto atractivo para los clientes, por lo que siempre tenemos que tener en cuenta nuestro target, los valores a transmitir, el sector, etc.

  1. El eslogan.

Resumen la filosofía que lleva la empresa en una frase llamativa pero que impacte. Tiene que ser algo con lo que los usuarios puedan sentirse identificados.

De esta manera tendremos credibilidad, se mejora el recuerdo de la marca y se potencia la imagen. Un ejemplo de eslogan las inconfundible frases de Coca-Cola “La chispa de la vida” o “Destapa la felicidad”, desde luego es una promesa muy ambiciosa, pero sabemos que Coca-Cola se traduce a felicidad.

  1. El Isotipo

Es el símbolo que apoya al logotipo. Trata de comprender la idea global de la empresa en la mínima expresión. Es el apoyo más importante que tiene la marca corporativa, ya que el isotipo nos permite comunicar sin tener que decir mucho.

  1. Descriptor de marca

Se trata de definir la actividad de la empresa, es decir, poner a lo que se dedica la empresa bajo la marca corporativa.

  1. Claim

Es una frase que suele apoyar a la marca y en la mayoría de las ocasiones da un mensaje potenciador para que los consumidores crean en la marca.

  1. La tipografía y los colores

Cuando se tienen bien definidos todos estos puntos es importante crear un estímulo sensorial que contengan los significados. Es aquí donde entran el color y la tipografía. La identidad visual suele basarse en el color corporativo y permite diferenciar a nuestra empresa de los demás.

En cuanto a la tipografía, la elección de una tipografía que vaya acorde a la filosofía que manera la empresa es importante, ya que ésta se encargará de comunicar todo lo referente a su actividad. Si no se tiene en cuenta este elemento, la empresa deja de ser coherente y no es bien recibida por el consumidor. También interviene la forma de comunicar. Tener una línea creativa marcada y seguirla siempre.

  1. El sitio web de la compañía.

En la actualidad es importante tener una web. Es el escaparate de la empresa y una oportunidad que nos permite atraer más clientes.

Por lo que se debe de cuidar el diseño y asegurarnos de que transmite todo lo que queremos y lo que somos.

Lo más probable es que hayas experimentado situaciones donde consigues una empresa que tiene un producto precioso pero cuando entras a la web es fea y completamente descuidada. O, te encuentras con una web genial, pero sus productos son pésimos. Es por ello que siempre es importante tener coherencia y como la misma puede influir en tu imagen.

  1. El material corporativo.

Es todo tipo de comunicación impresa que tenga o haga la empresa, donde se le permita transmitir su identidad y valores, provocando sensaciones y opiniones. Las mismas pueden ser tarjetas, folletos, etc.

Cada uno de los elementos debe tener el mismo estilo gráfico para que no haya duda de que es la misma empresa la que está detrás. Tampoco podemos olvidarnos del packaging. El diseño es esencial, hasta el punto que parte de las compras se suelen hacer por cómo luce el envase.

  1. La atmosfera.

En la actualidad ya no se venden productos, ni servicios, sino experiencias. Para poder vender debemos de seducir al público, pero en los cinco sentidos.

La música, el olor, el tacto… también son factores que nos permiten crear una atmosfera más amena en la marca y fijarla en la parte emocional del consumidor.

Capaz recuerdes el anuncio de BMW que nos preguntaba “¿Te gusta conducir?”, después de enseñarnos una mano fuera de la ventanilla del coche con diferentes paisajes de fondo.

No se presenciaba ningún coche, pero, cualquier que lo veía podía sentir la brisa acariciándole la piel. Un anuncio tan poderoso que llegó a activarnos el sentido del tacto y que nos animó a sacar el brazo. Sin duda un mensaje profundo.

  1. La historia y la reputación.

Como hemos podido comprobar, todo comunica. Incluido un lápiz personalizado con nuestro logo. Si se rompe o no pinta bien, puede influenciar en lo que piense la persona de nosotros.

Las campañas publicitarias, la actitud de los empleados, las malas o buenas prácticas, etc. Todo influye en la imagen de la empresa. Así que aunque parezcan detalles irrisorios, te aseguramos que hay una diferencia entre cuidar o no  nuestra imagen.

Beneficios de tener una buena imagen corporativa

En la actualidad, no solo se debe de tener un logo y colores. La presencia en las redes sociales y el internet es un aspecto fundamental para la comunicación, pero lo importante es que la misma se encuentre adaptada a los diferentes canales.

Hay que siempre tener en cuenta que una buena imagen tiene una serie de beneficios como:

  • Nos permite diferenciarnos de la competencia
  • Representa los valores de la empresa y permite plasmarlos en los distintos canales
  • Da unidad a los elementos de la comunicación
  • Facilita el reconocimiento de la marca ante cualquier situación
  • Puede generar un impacto positivo y de unión entre los usuarios, de esta manera pueden sentirse identificados con los valores de la misma.

Finalmente, una identidad corporativa con un impacto fuerte y positivo crea una imagen mental favorable de la empresa en la mente de sus audiencias lo que podría influenciar positivamente la percepción de éstas sobre la organización. Una identidad estratégicamente planificada da un buen rendimiento en términos financieros porque se apalancan sobre la solidez de la reputación de la organización. En pocas palabras, la Identidad Corporativa es el ADN de la organización: lo que define quién es, qué hace y donde está.

error: Contenido protegido !
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies